Archivo de la categoría: Cuba

Que vivan las abuelas

Chuncha, dibujos animados

Foto tomada de otro sitio web.

Dediquémosle este día a las Abuelas! Ellas son increíbles. Lo sé, un poco majaderas y peleonas a veces, pero cuando somos niños son las que nos pasan la mano y nos dan cariño en las buenas y malas o cuando nuestros padres nos regañan, las que inventan historias en la bodega para decir que su nieto(a) es el(la) mejor en toda la escuela, quien te deja dormir hasta más tarde y te lleva al parque los domingos cuando tus padres no tienen tiempo, las que cosen tus ropas en las máquinas Singer, las que ingenian en la cocina para complacerte y dicen que no les gusta mucho la carne y el chocolate para dejártelos, en fin, las que te malcrían a toda hora.

Por favor, seamos más flexibles, comprensivos, atentos, amables y amorosos con nuestras abuelas. Cuidémoslas.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cuba, cultura cubana

Feliz Día de las Madres

Me estaba recordando de los días de las madres cuando era niña, sin dudas, han sido los mejores. Daban un cake de chocolate por núcleo, que muchos para criticar decían que los cakes parecían un ladrillo pero mentira, estaban riquísimos y venían hasta adornados con unas florecitas de colores y el felicidades con merengue blanco. Es cierto que a veces los cakes llegaban atrasados y no para el domingo día de las madres, pero igual, se disfrutaban.

A lo que iba, quiero hacer un llamado a la reflexión. Las madres son madres todos los días, no solo el segundo domingo de mayo. Entonces todos los días, le debemos dar el amor y el cuidado que se merecen, decirles que las amamos y son lo mejor del mundo. Hagamos eso ahora, ya mismo, tal vez mañana sea tarde.

Imagen tomada de otro sitio web.

1 comentario

Archivado bajo Cuba, cultura cubana

La Universidad de La Habana

Cuando adolescente, en ocasiones atravesaba la Universidad de La Habana (UH) para ir a la calle L o bajar por San Lázaro. Entraba por J, pasaba por la Plaza Agramonte, miraba el ambiente que me parecía con ‘tremendo voltaje’ pero culto y luego bajaba la Escalinata.

Merlin_Escalinata_UHBueno, tuve la suerte de estudiar en la UH! El primer choque que tuve fue el ritmo de estudio. En el pre, aclarabas las dudas con los profesores en los repasos, estudiabas 3 días antes de la prueba y sacabas 100. En la universidad, estudiabas una semana sin los remediales, y podías fácilmente sacar 2. Las primeras gozaderas que tuve cuando entré en el 1er año de la carrera, fueron la Casa de la FEU! ay, por dios, que rico!!! Pero como lo bueno dura poco, al año siguiente la Casa de la FEU cerró y abrió después que me gradué; la furia de ir a campismos; los juegos Caribe; y claro, las peñas en mi facultad (Matemática-Computación). Creo que yo era la que más alto se reía con los cuentos de Silva. En medio de estas vivencias nuevas en pleno primer año, pasó inesperadamente aquel golpe. Ahí las cosas mudaron radicalmente y bruscamente. La suerte es que ya había hecho amigos que me alegraban la vida y hasta hoy los conservo como algo sagrado.

Se convirtió casi en rutina ir en los 5min. de receso a la cafetería a comprar torticas de Morón. El menú de la cafetería era el siguiente:

  • Torticas …. 1
  • Frozzen …. 1
  • Cigarros … no me acuerdo el precio
  • Condones … 1. Que incentivo al estudio y que forma de matar el hambre, eh?

Vinieron los tiempos que me quedaba en el laboratorio de la facultad hasta las 2am haciendo las tareas de programación o los domingos estudiando matemática discreta. Comprábamos pizzas en San Lázaro o una jaba de pan con algo en la panadería de Infanta, cerca de la pajarera. Pasó el tiempo y pasó, y de momento llegó quinto año. La tesis! Que stress… pero todo salió bien y mi familia no podía estar más orgullosa de mí :)

Para recordar aquellos buenos tiempos, hay cosas que deben pasar por inadvertidas, como por ejemplo la comida y las colas en el comedor Machado.

Deja un comentario

Archivado bajo Cuba, Lugares

El tren musical se queda sin el gran maquinista

Foto tomada de otro sitio web.

Juan Formell ha muerto, hoy 1 de mayo de 2014. La triste noticia acaba de salir en el Noticiero Nacional de la tv cubana y se publicó en Juventud Rebelde también.

Juan Formell fue el mejor y el más completo. Maestro de maestros, director de una de las orquestas más populares en Cuba y por más de 40 años, inventor del songo, bajista, arreglista, compositor… No me canso de oír de tu voz y de la de Elena Burke aquellas canciones que hiciste unos 30 años atrás.

Una de las canciones menos populares que tiene Van Van cuando Mayito Rivera cantaba en la orquesta es El Montuno. La improvisación de Mayito en esa canción está genial y es muy oportuna ahora para rendirle homenaje a Formell:

Te lo juro por mi madre
Que no fui yo
Fue el maestro Juan Formell
Con eso de Los Van Van,
Ese que en 1970
Puso a la gente a gozar.
Cuando todo era confusión
Cuando todo era chicle y rock and roll
Quizo demostrarle a mi gente
Que aquí se puede bailar mejor.
Y ya tú sabe
Cómo se puso el tambor.
Cuando nosotros llegamos
Ya la cosa estaba hecha,
Somos simple resultado
Orgulloso de esta cosecha.
Claro que sí
Ese fue usted
Quien puso un nuevo montuno.
En el cielo hay un Dios que lo sabe
En la tierra sólo hay uno.
Vamos que está bueno vamos
Aquí estamos los que estamos
En la buena y en la mala
Pero no te abandonamos.

No sé que rumbo tomen Los Van Van ahora, pero se te va a extrañar Juan Formell. Ojalá que Los Van Van sigan ahí, así, arrasando…

2 comentarios

Archivado bajo Agrupaciones a destacar, Artistas a destacar, concierto, Cuba, cultura cubana, Musica, Personalidades, Salsa, timba

Reflexiones tras ver Conducta

Finalmente vi la película Conducta. Cubrió mis expectativas (que no eran muy altas) y las sobrepasó. La fotografía y las actuaciones de los niños me parecieron geniales. El amor de la maestra Carmela por su profesión es increíble y genuino. Tuve maestras así afortunadamente. Hubo algunas partes del guión que me parecieron buenísimas como la descripción de patria por un niño y la comparación de los años de trabajo para la jubilación con los del gobierno.

He estado un tiempo alejada de La Habana y quería distinguir la realidad y la ficción en la película. Le pregunté a un amigo arraigado a San Miguel del Padrón y lamentablemente me dijo que no había mucha ficción. Y no me estoy refiriendo a las casas destartaladas en La Habana, sino a un niño que tenga sustentar a su madre y quiera ser bolitero, y las peleas de perros que pensaba que no existían. Ok, crecí en ‘una burbuja’ en El Vedado (aunque no soy bitonga). Yo era más ingenua en mi infancia que el niño Chala y ni me atrevía a decir una mala palabra. Un ‘oñooo’ y mi abuela me abría los ojos bien grande. Obvio, los tiempos cambian y mi infancia fue en el ‘lejano’ siglo XX. Nunca me preocupé que iba a comer en pleno Período Especial y cómo mi mamá conseguía la pasta de diente.

Recuerdo que profesar una religión cuando estábamos en la primaria era, y por lo visto aun es, un problema. En mi aula había una niña que era testigo de Jehová y claro que no saludaba la bandera ni quería ser como el Che. Era un dilema. No obstante, creo que la estampa de la Caridad del Cobre en el mural del aula no debió estar. No porque sea algo malo creer en la Caridad ni que la estampa no pueda estar al lado de los retratos de Martí y Fidel, sino, porque el mural tiene otro objetivo y se convertiría un relajo cada uno colocando sus santos, ídolos o cualquier otra cosa.

El tema de la migración fue tratado super bien. Puntos como la matrícula de la niña en el escuela o ella visitando al padre en el agro para que los policías ‘no la cojan con él’, o el infarto provocado por el dolor de una partida, fueron claves. Algo que vi flojo en el filme, porque a lo mejor en la vida real es así mismo, fue la ayuda de la trabajadora social y del jefe del sector. Saben que la madre de Chala es adicta y no trabaja, por tanto el niño tiene que asumir responsabilidades que no le toca y consecuentemente tiene problemas en la escuela, pero la única persona que intenta conversar con la mamá es la maestra. La trabajadora social se limita a mandar al niño a la escuela de conducta y arrinconar a la profesora. El jefe del sector ni se da por enterado de las peleas de perro.

En fin… Fue bueno ver Conducta y apreciar el trabajo de artistas que me gustan y que no veía hacía tiempo.

Deja un comentario

Archivado bajo Cine, Cuba, Religión

Día de limpieza y lavatín

Foto tomada de otro sitio web. Máquina de lavar Aurika. No conozco a la señora.

A finales de los años ’80 y comienzos de los ’90 era una niña. Pero me acuerdo que en la época  la ropa se lavaba en la máquina Aurika y se enjuagaba en cubos de agua. Cuando la ropa ya no tenía más detergente, la echabas en la secadora y luego la tendías al sol. Mi mamá limpiaba la casa y lavaba la ropa los fines de semana. Se pasaba todo el día en eso, porque daba vueltasss que ni un trompo. Una de las vueltas era para virar la cara o cambiar el disco de vinil que estaba oyendo. Sí, en mi casa todavía el tocadiscos ruso funcionaba y habían sepetecientos discos. Los que más se escuchaban eran Lucecita Benítez con Que tal te va sin mi, Cabalgata y Fruta verde; Roberto Carlos con El que gato que está triste y azul y Amada Amante; Simone con Quiero amanecer con alguien y Procuro olvidarte; Yordano di Marzo con Manantial de corazones; Paul Anka con Diana y Put your head on my shoulder; y obviamente Los Van Van con Hasta la semana que viene, Que palo es ese y Si yo subo la loma, voy detrás de ese mulo. Cuando mi mamá cogía un diez y se daba un traguito para relajar, ahí ponía el Unicornio Azul de Silvio Rodríguez y Yolanda de Pablo Milanés. Recuerdo que también oía mucho a Annia Linares, Mirtha Medina, Maggie Carlies y Elena Burke, pero no creo que fuera en discos de pasta. Teníamos una casetera con grabadora!, pero los casetes más bien eran de Ana Gabriel, Luis Miguel y El General.

La limpieza también requería usar el cubo de agua. Era un cubo específico para meter la frazada de piso, no el que se usaba para enjuagar las ropas. A mí lo que me gustaba era tirar agua (y con manguera mucho mejor), y luego pasar el haragán, pero claro, NO podía hacerlo; o si no, llenar de agua una palangana grande que había en el patio y meterme ahí a jugar. Como mi ayuda era más estorbo y reguero que ayuda, veía la tv mientras mi mamá estaba en los quehaceres domésticos. Si era domingo veía las aventuras de las 10am y al medio día Joven Joven (JJ).

En mi casa aprendí con el tiempo a limpiar pasando el palo de trapear de alante hacia atrás y el piso brillaba! Nunca supe por qué esta técnica no se aplicaba en el pre becado, que se limpiaban los pasillos de un lado a otro echando el churre para las esquinas.

Deja un comentario

Archivado bajo Cuba, cultura cubana, Musica

Luis Silva, cibernético, humorista y ahora publicitario

Luis Silva conocido como Panfilo dandole publicidad al mani molido Luis Silva conocido como Panfilo dandole publicidad al mani molidoLe comenté a una amiga mía que tenía antojo de maní molido y me regaló un turrón Don Pánfilo. Que sorpresa me llevé! El cubano tiene cada cosa, jeje.

Luis Daniel Silva, ex-cibernético, se ha colado por el hueco de una aguja en el mundo del humor cubano. Sin dudas, su personaje Pánfilo ha marcado una pauta.

Silva, me alegro muchísimo por ti, por todos los éxitos cosechados y los que faltan, porque te convertiste en una figura popular que la gente quiere, por el ‘viaje familiar’ y porque ya no tienes que coger la 2 ni la 4 para ir a Párraga.

Deja un comentario

Archivado bajo Cuba, Humor, Humoristas